"Toda actividad es fútil si se mide con la escala de la eternidad." / Tristán Tzara

"El enemigo del arte es el buen gusto." / Marcel Duchamp

"Lo que hay de embriagador en el mal gusto es el placer aristocrático de desagradar." / Charles Baudelaire



jueves, 12 de abril de 2018

Danger

Man Ray, Centre Pompidou, París

L'Oeil Cacodylate

Francis Picabia, Centre Pompidou, París

bicycle wheel

La rueda de bicicleta y otras obras de Duchamp en el Centre Pompidou, París.
Detrás, el atelier de André Breton.

sábado, 27 de enero de 2018

Hasta siempre Don Nicanor...

ROMPECABEZAS


No doy a nadie el derecho.
Adoro un trozo de trapo.
Traslado tumbas de lugar.

Traslado tumbas de lugar.
No doy a nadie el derecho.
Yo soy un tipo ridículo
a los rayos del sol,
azote de la fuentes de soda
Yo me muero de rabia.

Yo no tengo remedio,
mis propios pelos me acusan
en un altar de ocasión
Las máquinas no perdonan.

Me río detrás de una silla,
mi cara se llena de moscas.

Yo soy quien se expresa mal
Expresa en vistas de qué.

Yo tartamudeo,
con el pie toco una especie de feto.

¿Para qué son estos estómagos?
¿Quién hizo esta mescolanza?

Lo mejor es hacer el indio.
Yo digo una cosa por otra.

lunes, 25 de septiembre de 2017

El nuevo libro de Leo Tuntisi. Dadá Club ediciones independientes.

viernes, 19 de mayo de 2017

el ataque del avión rosa (comedia dadá en un acto)





Obra de Jean-Michel Basquiat en el Musée des Beaux-Arts de Montréal (Canadá). (Foto Leo Tuntisi)
Alexandra, una joven idealista que vive en un país desarrollado del hemisferio Norte es cooptada por un grupo radical islámico africano.

  Habiéndose enterado sus amigas de facebook de esta situación, deciden organizar una operación de rescate.

  A través de un veterano de Malvinas, el comandante Victor, amante de una de ellas, Gloria, consiguen hacerse de un viejo Fokker y embarcan desde una base aérea de la Patagonia, con un arsenal de armas de guerra y teléfonos inteligentes, hacia el corazón de las tinieblas en aquello que la leyenda daría en llamar...


"EL ATAQUE DEL AVIÓN ROSA"
Elenco:

Alexandra: Una mujer idealista, pero algo ingenua; de origen helénico, de blondos cabellos largos y ojos verdes, de piel blanca; imaginemos a la Venus de Botticelli emergiendo del mar en una concha marina...

  Viajó a África desde Norteamérica engañada por unas amigas francesas y cayó en las garras de un grupo radical islámico que pretende convertirla en una mujer-bomba aprovechándose de su aspecto europeo y triple nacionalidad...

  Es claramente una mujer de carácter fuerte, y por el momento, los yihadistas de la hermandad musulmana no han logrado su primer paso: convertirla en esposa del jeque y líder espiritual Mohamed Ali Abu Farrah, ya que ella los manipula psicológicamente, los domina y confunde...

La Reina Mo: Artista plástica, profesora de Arte, divorciada y bebedora; se autoadjudica un noviazgo juvenil con el Indio Solari, líder de la banda emblemática del rock argentino Los Redonditos de Ricota... Más que propensa al diálogo, es partidaria de largos monólogos autorreferenciales salpicados con risotadas burlescas sobre blancos indefensos.

Barbie: Una dama corpulenta que vive en el conurbano; suele trenzarse en lucha con delincuentes del barrio; porta armas de guerra; rebelde feminista, nunca se enamoró, lo que no fue impedimento para concretar amoríos en encuentros sexuales de salvaje erotismo, en citas a ciegas en lugares públicos malamente iluminados. Fumadora empedernida, duerme todas las noches con sus compañeros inseparables: dos feroces rottweilers.

Branka Markic: El jabalí de los Balcanes; otra corpulenta dama propietaria de una taberna en un pueblo hostil, frecuentada por rústicos con cara de pocos amigos.

Frau Küffner: "La mujer serpiente"; gremialista; de tez morena y sangre germánica, fumadora empedernida; la imaginamos ante los temibles y feroces africanos espetándoles con el pucho en la mano: "Y vos negro, ¿leíste el estatuto?..."

Mme. Germaine: Mujer madura, fumadora y bebedora empedernida, gremialista de alta clase social. Su voz tanguera y aguardentosa y su aspecto correoso imponen respeto, pero nada más.

Gloria: Hija natural de un legendario barrabrava, el Vikingo; es amante del comandante Victor, que vive encandilado por sus imponentes pechos.

El Maharishi: "La Mente", un gurú de la New Age, de largos cabellos y barbas, de tez oscura... Sobreviviente de los 60, seductor, transgresor, suele tener siempre una sentencia apropiada para la ocasión... Practica y enseña la meditación, Reiki, Yoga, Tai - Chi y filosofías orientales... funge de azafato y además tira las cartas.

Celeste: feminista de trayectoria, actualmente en el colectivo LGBT. Precursora del movimiento lésbico en la División Tránsito en la policía municipal. Mujer de carácter, fumadora, la imaginamos ante los temibles y feroces africanos espetándoles descaradamente: "OK, mirá negro, ahora soy hombre..."

Final abierto:

  Se pierde en la bruma de la leyenda el vuelo del viejo Fokker...

  Podemos imaginar que, tras un motín a bordo ocasionado por las fuertes personalidades de las protagonistas en feroz choque de egos, en pos de un liderazgo absoluto, la aeronave se precipitó al océano...

  O que llegaron a África y, tras el primer encuentro con los africanos tribales, al cual imaginamos como un choque de culturas similar al de la conquista de América, los negros se las manducaron en un banquete tribal, un festín lustral en lo profundo de la selva...

  O tal vez, tras el estupor del encuentro, los africanos, ante semejante caterva de arpías, huyeron despavoridos a la selva y nuestras heroínas, blandiendo victoriosamente su poderoso, aunque vetusto arsenal, liberaron a la blonda Alexandra...

  Aclaración innecesaria: aunque estos personajes se asemejen a personas reales, es sólo una mera coincidencia.

viernes, 25 de marzo de 2016

entrevista con fernando pirchio (fragmento)

"...Te comento todo ésto (acerca del caso del obispo Picchi, que alcanzó las primeras planas nacionales a principios de los 80) porque ahí aparece la historia del dadaísmo. Le preguntamos (al obispo) qué había pasado con los casos Imbrenda y Manubens Calvet, si era cierto que había traído de Italia a un señor que estaba siendo buscado por Interpol que se llamaba Cora. A todo lo que le preguntábamos (yo era corresponsal del semanario La Ciudad) nos contestaba que todo era un malentendido, 'vayan a hablar con mi abogado, Paraguay 641, Capital Federal', no me voy a olvidar jamás de la dirección y cada dos minutos decía: 'es un malentendido, es un malentendido'.
         Entonces con Leandro y Boris, que éramos los tres que le prendíamos una velita al dadaísmo, nos dijimos: vamos a hacer la gran fiesta del malentendido y así nació con esa fiesta el dadaísmo criollo, que fue una expresión de arte kitsch, de arte espontáneo que tiene un efecto de estrellato de segundos, por ejemplo, teníamos un cajón lleno de aserrín y la obra se llamaba Pinocho ha muerto. Brillaba un segundo y era todo lo que queríamos lograr. A eso le mezclábamos música, literatura, pintura, obras de teatro, una de las cuales fue El quirófano de Fernando Arrabal, el surrealista español.
        Hacía nueve años que estaba cerrado el teatro Ideal y en un acto totalmente anarquista, rompimos la cadena y nos hicimos dueños por días del teatro, lo limpiamos, armamos la escenografía e hicimos la obra.

-¿En qué año fue eso?

-En el año 1985. En ese entonces estaba C. Rosenzwaig como secretario de cultura, que se ligó varios tirones de oreja por nosotros, sobre todo por una actuación nuestra antes de las elecciones (legislativas de ese año).

-¿Dónde encaja la turbamulta en todo ésto?

-La turbamulta es un título que le puso Leandro (se refiere al programa de TV Idolos de la turbamulta) y que responde a ser un ídolo de una masa desordenada y confusa, enardecida, que yo considero que son, por ejemplo, los hinchas de Maradona o de la Tetamanti."


Ricardo Avaro, El Perseguidor Nº 16, mayo/junio 2000.